viernes, 10 de marzo de 2017

LETONIA 3. Riga, la ciudad del Art Nouveau

Un recorrido por la arquitectura modernista de Riga



Riga es la ciudad que alberga el más numeroso y hermoso conjunto de edificios Art Nouveau del mundo, de acuerdo a la información de la UNESCO, algo que descubrí tan solo algunos meses previos a mi viaje. Y eso que el Art Nouveau, Jugendstil, Sezession, Modernismo o Liberty, según se le conoce en los diferentes países, es uno de mis estilos arquitectónicos favoritos. 

Dragón en el edificio de la calle Antonijas nº 8, Riga
c/ Antonijas nº 8

El Art Nouveau surgió a finales del s.XIX y principios del s.XX, pero no sólo se reflejó en la arquitectura del momento, sino que influyó en todas las artes; mobiliario, cerámica, joyería, artes gráficas, forja, cristalería... 

En él se combinan diseños florales, líneas curvas y asimétricas, elaboradas formas geométricas, figuras ornamentales tanto humanas como del reino animal, guirnaldas y un exotismo inspirado en la naturaleza con la intención de crear un nuevo arte libre y moderno que rompiera con los estilos más clasicistas que habían dominado hasta entonces. ¡La imaginación al poder!

Decoración floral y animal en Alberta iela nª13, Riga
c/ Alberta nº13







Fue durante la Revolución Industrial cuando Riga experimentó una prosperidad sin precedentes y una repentina expansión de la población. La pujante burguesía riguesa erigió entonces varios cientos de edificios en los distritos centrales de la ciudad, haciendo desaparecer por completo los antiguos edificios de estilo ecléctico. 

Durante el paseo de hoy por el centro nuevo de la ciudad de Riga, visitaremos algunos ejemplos de este fascinante estilo arquitectónico, que no solo se encuentra en el centro nuevo de la ciudad, sino que se extiende hacia otros barrios de la urbe como en Mezaparks o en la misma Ciudad Vieja.

Recorrido del día

Iniciaremos nuestro recorrido en la larguísima calle de la Independencia (Brivibas iela), que lleva este nombre desde la independencia de Letonia en 1991, aunque tuvo en el pasado nombres tan dispares como Bulevar Alexander, calle Adolf Hitler o calle Lenin.

Entre esta calle y sus tres paralelas hacia el oeste, Baznicas iela, Skolas iela y Krisjana Valdemara iela, y sus otras tres paralelas hacia el este, hasta la calle Alexandra Caka iela, se encuentran muchos edificios dignos de admiración. 

Edificio en nº58 de la calle Brivibas, Riga
c/ Brivibas nº58
Primeramente, en el nº58 de la calle Brivibas esquina con la calle Lacplesa observamos un edificio de viviendas de color gris y cubierta roja construido por el arquitecto Aleksandrs Vanags en 1906, en el estilo propio letón Nacional Romanticismo

En la época que el Art Nouveau era popular, el 40% de todos los edificios del centro de Riga fueron construidos en este estilo. Entre otros, los arquitectos locales destacables fueron K. Peksens, J. Alksnis, E.Laube, A.Vanags...
Pero cuando esta moda finalizaba, el pueblo letón creó su propio estilo Art Nouveau, denominado Nacional Romanticismo, pese a que el arquitecto más prominente de este estilo autóctono dentro de Riga no fuera un letón, sino un ruso, Mikhail Eisenstein (padre del director de cine Serguei Eisenstein). 

Continuaremos hasta la siguiente manzana y en el nº68, que cruza con la calle Gertrudes  se halla un elegante edificio de 1903 del arquitecto Aleksandrs Smelings.

Edificio de calle Brivibas nº68, Riga
c/ Brivibas nº68

Edificio en  calle Brivibas nº55, Riga
c/ Brivibas nº55


Justo en la esquina izquierda  de ese mismo cruce, (Brivibas nº55), observamos otro bonito edificio de color salmón con formas neo-renacentistas, que incorpora máscaras y otros relieves ornamentales. Fue construido en 1900 por el arquitecto Neimanis, y durante el período soviético lo ocuparon sus militares. 



Edificio de la calle Gertrudes nº 10 y 12, Riga
c/ Gertrudes nº 10 y 12















En la misma calle Gertrudes ocupando los nº10 y 12, un complejo de viviendas con una gran variedad de elementos esculturales del Art Nouveau, que entre otros incluye una gran cantidad de máscaras. 








“La casa de la esquina” o Jefatura del KGB, nº61 calle Brivibas, Riga
“La casa de la esquina” o Jefatura del KGB






Más adelante, en el nº61 de la calle Brivibas, cruzando con la calle Stabu, un edificio construido inicialmente en 1912 para albergar viviendas y comercios, que posteriormente albergó la Jefatura del KGB en Riga. Se le conoce como “La casa de la esquina”, que entonces era el equivalente a decir “KGB”. 

En la esquina opuesta, calle Brivibas 76, se alza otro bello edificio ricamente decorado con motivos florales construido en 1908 por el arquitecto Janis Alksnis.

calle Brivibas 76, Riga
c/ Brivibas 76


Primer Hospital de Riga, calle Bruninieku nº5
c/ Bruninieku nº5
La siguiente parada, a dos manzanas hacia el noroeste, se encuentra en la calle Bruninieku nº5. De hecho, este complejo lo atisbé por casualidad mientras callejeaba sin rumbo por esta zona, pero me sorprendió no verlo anunciado como lugar de interés, pues para mi sí lo tiene. 

Se trata del primer hospital civil de la ciudad, fundado en 1803, que en un programa de restauración de edificios de ladrillo, se renovó en 2006. Tratándose de un hospital, y no queriendo molestar, no pasé más allá de la puerta, pero realmente merece una mención dentro del modernismo de esta ciudad. Quizás algún día se ponga en valor, como en Barcelona lo tiene el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, una joya del modernismo catalán de Domenech i Montaner, salvando, por supuesto, las diferencias.


Primer Hospital de Riga en calle Bruninieku nº5
Primer Hospital de Riga en calle Bruninieku nº5

Proseguimos hasta el cruce con Krisjana Valdemara, en cuya esquina observamos otro ejemplo de un complejo de viviendas del Nacional Romanticismo, construido entre 1909 y 1910.

calle Krisjana Valdemāra 67, 69, 71 y 73, Riga
calle Krisjana Valdemāra 67, 69, 71 y 73
Bajando por la calle Krisjana Valdemara hacia el sur, podremos observar otros edificios de interés. Nos adentraremos en la calle Dzirnavu, a nuestra derecha. 

Bar Restaurante Burga, Riga
Bar Restaurante Burga
Allí haremos un alto en el acogedor bar restaurante Burga, sea para tomar un refresco o comer, un lugar frecuentado por locales. Alternativamente podemos acercarnos al cercano Hotel Albert, en cuya onceava planta se encuentra el Star Lounge Bar con terraza, desde el que se obtienen preciosas vistas sobre la ciudad. Abre a partir de las 15h.

Tras la parada, llegaremos a la calle Antonijas, con elegantes viviendas, acercándonos ya al punto que más edificios Art Nouveau de interés alberga la ciudad, la calle Alberta



LA CIUDAD DE LAS MIL CARAS

 Edificio apartamento Boguslavskiy en la calle Alberta 2a, Riga
Apartamento Boguslavskiy en la calle Alberta 2a

En la calle Alberta encontraremos numerosos edificios del arquitecto M. Eisenstein, como estos cuatro que veremos inmediatamente. 

apartamento Boguslavskiy en la calle Alberta 2a, Riga
apartamento Boguslavskiy en la calle Alberta 2a





El del nº2, conocido como el apartamento Bogulavskiy, posee dos esfinges flanqueando la entrada. En su ornamentada fachada destacan dos figuras con antorchas, motivos geométricos, máscaras, y en su fondo claro resaltan las bandas verticales de cerámica vidriada roja. 



Apartamento Lyebedinskiy, en la calle Alberta nº4, Riga
Apartamento Lyebedinskiy, calle Alberta nº4

En el nº4, el apartamento Lyebedinskiy, un elegante edificio simétrico acentuado por su parte central distinto en cada planta. Dos leones alados y una máscara en la más baja, tres estrechas ventanas en forma de T en la segunda, un balcón corrido con ventanal ovalado en la tercera y en la cuarta tres ventanas en forma de ojo de cerradura. Sobre éstas una cornisa metálica que sobresale del edificio a modo de toldillo y por encima tres cabezas de Medusa. Finalmente, varios animales coronan el edificio como águilas en la parte central y dos leones en ambos laterales. 

Apartamento Lyebedinskiy, calle Alberta nº4, Riga
Apartamento Lyebedinskiy


Apartamento Lyebedinskiy, calle Alberta nº4, Riga














Calle Alberta nº8, Riga
Calle Alberta nº8







El inmueble del nº8, posee una fachada dividida por pilastras blancas entre el fondo cerámico de color azul intenso. 

En el centro un mirador que abarca dos plantas finalizando en una balconada sobre la cual se exhibe una cabeza de león, que simboliza el poder y la fuerza. 


Entre la decoración floral del edificio podemos observar multitud de máscaras de monstruos y rostros de mujer. 






Calle Alberta nº8, Riga
Calle Alberta nº8
Otro de los edificios de Eizenstein se encuentra justo al final de la calle, en el nº13 de Alberta iela, haciendo esquina con la calle Strelnieku

Calle Alberta nº13, Riga
Calle Alberta nº13

Calle Alberta nº13, Riga
Calle Alberta nº13

Éste fue reconstruido entre 1999 y 2002 respetando tanto su exterior como su valiosa ornamentación interior. Está profusamente decorado con dragones, máscaras, figuras geométricas, esculturas, pavos reales, serpientes, adornos florales y en la parte que da a la calle Alberta vemos dos torres-miradores, soportados por dos enormes cabezas de mujer. En la actualidad alberga la Escuela de Derecho de Riga. 

Calle Alberta nº11, Riga
Calle Alberta nº11












El edificio contiguo, en el nº11 de la calle Alberta, construido en 1908, es uno de los ejemplos del Nacional Romanticismo, cuyo arquitecto E. Laube se encuentra entre sus representantes. La tonalidad gris oscura de la fachada es típica de este estilo nacionalista, que hemos visto ya en anteriores construcciones. 




Justo en la esquina opuesta, en el nº12 de la calle Alberta, se halla el Museo de Art Nouveau, que abrió sus puertas en 2009. Se trata de un edificio de 1903 del arquitecto Konstantins Peskens, aunque cabe mencionar a Eizens Laube, quien colaboró en su decoración, mientras era estudiante de arquitectura. El museo se encuentra en el antiguo apartamento donde vivió el mismo arquitecto Peskens. Parte de su diseño nos recuerda a la arquitectura del renacimiento y de la edad media, aunque pertenece a la corriente del Nacional Romanticismo. 
Museo de Art Nouveau, calle Alberta nº 12, Riga
Museo de Art Nouveau, calle Alberta nº 12
De su exterior destaca la torre esquinera, entre relieves ornamentales de flora y fauna y de su interior cabe destacar la magnífica escalera con techos decorados que nos lleva hasta la quinta planta.
La entrada a la casa-museo cuesta 6€ y en su interior podremos observar cómo era una vivienda de aquella época. 
Museo de Art Nouveau, calle Alberta nº 12, Riga
Museo de Art Nouveau
Museo de Art Nouveau, calle Alberta nº 12, Riga
Museo de Art Nouveau

















En el nº41 de la calle Strelnieku, justo al lado del de la Escuela de Derecho, tenemos la que fuera escuela privada Mitusov, hoy en día La Escuela de Económicas, también del arquitecto Eizenstein, construido en 1905. Este apartamento representa un ejemplo de cuan ecléctico puede volverse el Art Nouveau, pues su fachada está ornamentada hasta el extremo. Como su vecino, también este edificio fue restaurado enteramente en su parte externa, aunque sólo algunos elementos de su interior se preservaron.

Calle Strelnieku nº41, Riga
Calle Strelnieku nº41

Para finalizar el paseo de hoy, que vista la enorme cantidad de inmuebles de interés podría ampliarse mucho más, llegaremos a la vecina calle Elisabetes.

calle Elisabetes nº 10a, Riga
Calle Elisabetes nº 10a









En la esquina de esta calle con Antonijas iela el número 10a un edificio de 1903, diseñado por el arquitecto Peskens, aunque la fachada fue decorada por Eisenstein. Entre otras ornamentaciones claramente modernistas, destaca una apertura ovalada en la parte superior.






Junto a éste, en el nº 10b, otro inmueble de Eisenstein construido el mismo año, que sobre un fondo de cerámica azul posee una rica ornamentación a base de máscaras, figuras geométricas y pavos. 

Calle Elisabetes nº 10b, Riga
Calle Elisabetes nº 10b








La calle Elisabetes cruza Krisjana Valdemara y más adelante discurre paralela al parque Esplanade, devolviéndonos luego al punto de partida de nuestro recorrido, en la calle de la Libertad. 

Calle Elisabetes nº 10b, Riga
Calle Elisabetes nº 10b











En el próximo post visitaremos otros puntos de interés de esta fascinante ciudad.
Antes de despedir este post quisiera agradecer la información sobre el Art Nouveau y los diferentes edificios de esta maravillosa urbe, obtenidos del CENTRO MODERNISTA DE RIGA, cuya página web es: http://www.jugendstils.riga.lv/eng/sakums
PRÓXIMAMENTE: LETONIA 4. La pequeña Moscú de Riga y otros lugares de interés

miércoles, 22 de febrero de 2017

PANAMA 6. Las cascadas perdidas de Boquete

Ruta senderista circular entre Bajo Mono y Boquete

Río Caldera en Chiriquí, Panamá

Tras un largo día de viaje desde el Valle de Antón en la provincia de Coclé, llegamos a Boquete a las cinco de la tarde. Una vez allí fui directa al Hostal Mamallena, donde tenía reservadas tres noches en un dormitorio. En el trayecto me acompañaban la pareja de alicantinos Sara y Oscar, que también realizaban un viaje de dos meses por Centroamérica y con los que coincidiría frecuentemente.

FloraFlora




















Boquete se encuentra en el extremo oeste de Panamá, dentro de la provincia de Chiriquí, que linda con la vecina Costa Rica. Debido a su altitud, que supera los 1.100 metros sobre el nivel del mar, es una de las zonas del país más frescas y lugar a donde muchos panameños y foráneos llegan a refrescarse.  

Vista hacia el Parque Nacional Volcán Barú, Boquete, Panamá
Vista hacia el Parque Nacional Volcán Barú, Boquete

Uno de sus principales atractivos es el Volcán Barú, que con sus 3.475m de altitud, es el punto más elevado de Panamá. Además de las aseguradas precipitaciones, por su proximidad al volcán posee una tierra muy fértil. 

hortensiaFlora















A pesar de recibir muchos turistas a lo largo del año, su mayor industria es la agricultura, lugar donde además se cultiva uno de los cafés más buenos del mundo.

Sendero a las cascadas perdidas de Boquete
Sendero a las cascadas perdidas

En el entorno existen varias rutas senderistas y una que nos recomendaron realizar es la de “Las Cascadas Perdidas”, que trazaríamos al día siguiente de manera circular, iniciando en Bajo Mono y finalizando en el pueblo de Boquete a través de otra carretera.

Heterosternus oberthueriFlora en Panama
















Esta ruta ofrece maravillosas panorámicas y en ella se observan varias cascadas. No reviste gran dificultad y está bien señalizado, pero sí hay que estar en forma, pues consta de mucho desnivel y parte del sendero es resbaladizo, ya que suele haber barro por las intensas lluvias y constante humedad.

Por la mañana del día siguiente tomamos un minibus en el centro del pueblo hasta el término de Bajo Mono (2US$). A partir de ahí teníamos que caminar hasta el inicio del sendero, que en cierto punto se separa del “Sendero de Los Quetzales”, otra recomendable ruta que recorre parte del Parque Nacional del Volcán Barú
El trayecto rodado nos tomó algo menos de una hora y aun caminamos unos minutos más hasta el punto de referencia de división de senderos, inicialmente en carretera y luego ya pasamos a una pista de tierra. 
Sendero los Quetzales, Bajo Mono, Panamá

Puente sobre el río Caldera, Panamá
Puente sobre el río Caldera






Al cabo de media hora cruzamos el puente colgante que cruza el río Caldera e iniciamos un sendero en ascenso hasta la caseta donde vive el guarda y su familia. 




En este punto se ha de pagar una tarifa (5 US$), ya que el camino se encuentra en una finca privada, quienes se encargan de su mantenimiento.

Vista desde el sendero
Pasado este punto, rodeados de exuberante vegetación, continuamos el ascenso hasta llegar a un lugar que descendía a la primera de las cataratas, a la que llegamos aproximadamente tras unos diez minutos. 

Bajada a la primera cascada, Panamá
Primer salto de agua de las Cascadas Perdidas de Boquete



















Allí hallamos un hermoso salto de agua que se observa desde un mirador en el que hay un banco para sentarse y admirar el entorno. 








Proseguimos el sendero entre la verde jungla, donde observábamos curiosa vegetación, coloridas flores e incluso extraños y venenosos insectos como el “roseto”, una oruga urticante que se mimetiza a la perfección con su entorno. ¡Hay que llevar cuidado donde uno pone las manos! 


"roseto" oruga urticante en Panamá
Roseto, oruga urticante mimetizada entre el follaje
Sendero a las Cascadas Perdidas de Boquete, Panamá





















Al cabo de otros quince minutos observamos una nueva cascada de menos altura pero más ancha, que en uno de sus laterales posee una cavidad. Si uno quiere tomar un baño, esta parece perfecta, ya que la poza resulta bastante accesible. 

Tercera cascada Sendero a las Cascadas Perdidas de Boquete, Panamá
Reanudamos el sendero río arriba para volver a toparnos al cabo de media hora con una nueva cascada a la que se puede acceder a la parte trasera del chorro.




Aun continuaremos hasta la última de las cascadas del sendero para primero sentarnos sobre las rocas desde las que se desprende el chorro y que resulta un maravilloso mirador del entorno. 

Allá abajo el verdor resultaba abrumador, un lugar fascinante. Sobre las rocas y disfrutando del paisaje decidimos tomar un descanso y comer. 


Segundo salto de agua de las Cascadas Perdidas de Boquete, Panamá





Más tarde bajamos y divisamos la misma cascada desde su base, para proceder hasta la carretera, trayecto que nos tomó un buen rato. 


Por suerte, ya en la misma, encontramos un kiosko con un simpático tendero, con quien conversamos. 
Allí compramos algo de beber y preguntamos si íbamos bien encaminados hacia Boquete. -Sí, sí, sigan todo derecho por la carretera y llegarán.














Tras una hora de camino por la carretera, volvimos a cruzar el río Caldera y desde allí entre la selva se entreveía lo que parece llamarse el Castillo, una casa abandonada, que según se cuenta está encantada. 
El castillo junto al río Caldera, Panamá
El castillo junto al río Caldera

Al cabo de veinte minutos volvimos a pasar otra cascada, la de San Ramón, que se observa desde la misma carretera. Al paso se veían plantaciones de café y algo más adelante un letrero nos indicaba la entrada a una de las tantas cafetaleras que se encuentran en este área, se trataba de la Cafetalera Fernández, sita en la finca Gran Paraíso. 
Cafetalera Fernandez, Boquete, Panamá
Planta del café, Panamá
Planta del café
A unos veinte minutos de ésta llegaremos a una maravilla de naturaleza volcánica conocida aquí como Los Ladrillos

Se trata de una formación de tubos basálticos, formada por la tensión del enfriamiento de la lava. A este lugar acuden los escaladores para lograr la hazaña de ascender la pared de tubos. Un lugar fascinante para los que nos gustan las caprichosas formaciones geológicas.
Los Ladrillos, formación basáltica, pared para escaladores, Boquete, Panamá
Los Ladrillos

Aún nos quedaría una hora y media más de caminata hasta llegar a Boquete. Tuvimos la esperanza de cruzarnos con uno de los minivans que te llevan al pueblo, pero no fue así, por lo que no llegamos al hostel hasta las cinco y cuarto de la tarde, algo cansados pero satisfechos de la bonita ruta que habíamos trazado ese día. 
por la carretera a Boquete, Panamá

Esa noche cenamos comida típica en el restaurante Sabrosón, en la calle principal de Boquete. De vuelta al hostel vimos que había fiesta en las calles del pueblo con verbena popular en la plaza y también contaban con un DJ. 

Atardecer nuboso en Boquete, Panamá
La mañana siguiente se levantó un día de perros, con excesiva lluvia como para plantearse otra caminata, así que esperamos a que despejara sentados en el patio trasero del hostel.
Patio del Hostal Mamallena, Boquete, Panamá

Luego salimos a visitar el pueblo, con sus bonitos jardines en flor y comprar víveres, pero poco más pudimos hacer.

Boquete
Boquete

Río Caldera Boquete, Panamá
Río Caldera












Al otro día nos esperaban las islas de Bocas del Toro, en el mar Caribe, pero eso ya será otra historia. 
PRÓXIMAMENTE: Panamá 7. Bocas del Toro